Coberturas de vacuna contra coqueluche en el embarazo están por debajo de la meta

 Coberturas de vacuna contra coqueluche en el embarazo están por debajo de la meta

Dra. Tamara Rosales, destaca que las coberturas están bajas respecto de años anteriores para la vacuna que protege contra tétanos, difteria y tos convulsiva, a partir de datos actualizados a marzo, del Ministerio de Salud.

El Programa Nacional de Inmunización (PNI) del Ministerio de Salud incluye dentro de la oferta de vacunas gratuitas para la población, una destinada específicamente para embarazadas, y cuya finalidad es proteger al recién nacido y a las madres de enfermedades graves que incluso pueden causar la muerte.

Se trata de la vacuna dTpa que sirve para proteger de la difteria, el tétanos y la tos convulsiva (también llamada coqueluche), y que se administra en mujeres embarazadas desde las 28 semanas de gestación.

Según las cifras más actualizadas disponibles del Ministerio de Salud, a marzo de 2022, la cobertura para esta vacuna era del 17,16%. Es decir, de una población objetiva de 227.258 mil mujeres, hasta el tercer mes de este año se habían administrado 38.993 mil dosis.  Mientras que en años anteriores la cobertura anual superaba el 60% y 70%.

Esta estrategia permite crear anticuerpos protectores que son traspasados de la madre a su hijo o hija, mediante la placenta, dando protección temprana al bebé y que se logra solo en caso de que la madre sea vacunada oportunamente.

La Dra. Tamara Rosales, especialista en Pediatría e Infectología Pediátrica y Gerente Médico de Vacunas en GSK, explica la importancia de recuperar las coberturas de esa vacuna a la brevedad, para proteger tanto a la madre como a su hijo o hija una vez nacido.

La vacunación en la embarazada contra la difteria, el tétanos y la tos convulsiva es una estrategia que se empezó a implementar en Chile a fines del año 2017, cuyo objetivo es garantizar una adecuada protección del bebé que está por nacer, y una adecuada salud de la madre durante el embarazo. Hay varias enfermedades que se pueden prevenir a través de la estrategia de vacunación en la embarazada, siendo este grupo uno de los que se ha visto más golpeado con el descenso de las coberturas a nivel mundial luego de la pandemia. Es importante que las mujeres embarazadas consulten a sus ginecólogos o a sus matronas cuándo y dónde deben vacunarse. El período durante el embarazo para recibir esta vacuna es corto”, dijo.

La tos convulsiva o coqueluche, es una de las enfermedades que cubre esta vacuna y que puede causar graves efectos en la salud de los recién nacidos, e incluso la muerte en algunos casos. Es una patología que se transmite de persona a persona, mediante gotitas de las vías respiratorias que pasan de personas infectadas a las susceptibles. Se encuentra entre las primeras causas de mortalidad infantil a nivel mundial. En ese contexto, se estima que al año se generan 24.1 millones de casos de tos convulsiva y unas 160.700 muertes.

Los síntomas de esta infección pueden ser muy graves, con ataques de tos que lleva a los bebés y niños y niñas pequeños a ponerse azules por la falta de oxígeno (cianosis), a tener convulsiones (por la falta de oxígeno en el cerebro) o incluso perder la respiración (apnea) con daños irreversibles e incluso la muerte.

Si bien con la vacuna dTpa que se administra a las embarazadas se logra proteger al recién nacido, los bebés deben continuar recibiendo la vacuna del primer año de vida (Hexavalente a los 2-4-6 y 18 meses) y los refuerzos de dTpa en los escolares de 1° año básico y 8° año básico, que están consideradas en el Plan Nacional de Inmunización.

La Dra. Rosales explica las consecuencias que involucra el no recibir la vacuna en el momento indicado. “La medida más costo efectiva es la vacunación durante el embarazo y a partir de las 28 semanas que es lo recomendado. En el caso que la paciente no haya tenido la oportunidad de recibir la vacuna en ese momento, se podría vacunar en el puerperio inmediato. En ese caso, también es recomendable extender la vacunación a todos los miembros del núcleo familiar del recién nacido para protegerlo”, dijo.

Agrega que las causas que pueden estar afectando la cobertura de esta vacuna pueden ser variadas, pero la desinformación y la prioridad a otras vacunas como la de COVID o Influenza, podrían estar influyendo. “Este descenso en las coberturas vacunales puede tener varias causas y una de ellas es la desinformación. Dado que las embarazadas son población prioritaria para prevenir infecciones respiratorias deben recibir no solo vacuna contra coqueluche, sino también COVID e influenza”.

Chile es uno de los pocos países en Latinoamérica que entrega esta vacuna de manera gratuita, tanto para embarazadas como para los niños y niñas en edad escolar. Esta se administra en vacunatorios públicos y privados de todo Chile en convenio con el Ministerio de Salud.

Editor Diario la Voz en Linea

http://lavozenlinea.cl

Publicación relacionada