“El básquetbol es todo, no imagino mi vida sin él”

 “El básquetbol es todo, no imagino mi vida sin él”

Magdalena Cortés llegó desde Coquimbo al Biobío, es la capitana del equipo de básquet de la USS, en una disciplina que practica desde los 9 años. Estudia derecho y asegura que “la clave para equilibrar el deporte y lo académico es saber organizarse”.

Trajo su enorme talento desde Coquimbo hasta el Biobío. Magdalena Cortés tiene 29 años y estudia derecho en la USS. No es que se haya encontrado con el deporte en Concepción, por el contrario. Su historia ligada al básquetbol comenzó cuando sólo tenía 9 años y, como no, de la mano de sus padres.

“Mi familia es deportista. Mi mamá corredora y mi papá entre basquetbolista y corredor igual. Ya desde chiquitita me inculcaron el deporte y encontré el mío estando en el colegio Bernardo O’Higgins de Coquimbo. Les agradezco a ellos por hacerme practicar deporte, ya que lo utilizo como vía de escape a todo”, cuenta Magdalena, cotizada desde el nivel escolar. “Como en las competencias mi colegio no era muy bueno, fui a tres nacionales escolares como refuerzo del colegio Santa Marta”, revela.

Así, con el paso del tiempo, una joven estudiante fue protagonista en selecciones regionales, jugando los Judejut (Juegos Deportivos de la Juventud Trasandina), torneo que prácticamente equivale a los Juegos de la Araucanía en esa zona.

Salto penquista

¿Cómo y cuándo llegó al Biobío? Magdalena repasa que “ya desde quinto básico tenía decidido que quería estudiar derecho, la duda era el lugar. Decidí venir a Conce porque tengo familia acá y ha sido una gran experiencia, aunque no por eso dejé de amar a mi Región”, aclara, agregando que “entré a la Ucsc y al inicio me costaba el hecho de compatibilizar el deporte con los estudios. Derecho requiere de mucha dedicación y me pasaba que privilegiaba el básquetbol, pero ahora en la U. San Sebastián logré equilibrar ambos. La clave para el éxito en esto es saber organizarse”.

Juega de poste y celebró como pocas veces clasificado al Nacional Universitario en 2019, pero cuenta que “por el estallido social no pude ir, era en Punta Arenas. Fue terrible, ya que toda mi carrera universitaria esperé ese momento y me emocioné hasta las lágrimas por lograrlo, pero fue decepción absoluta. Soy muy competitiva, de esas personas que si el cuerpo no la acompaña, el aspecto mental si”.

Participa en la Liga Nacional con Basketconce en una vida ligada a tal disciplina. “Es que el básquetbol ya es parte de mi vida, no me imagino sin él. Desde que tengo memoria he estado en una cancha y estoy siempre dispuesta a aprender. La edad no limita. He participado en varios deportes, pero el básquetbol genera un brillo en mis ojos”, cerró.

Editor Diario la Voz en Linea

http://lavozenlinea.cl

Publicación relacionada